Soluciona tus problemas

Soluciona tus problemas

Los problemas son oportunidades, lo que pasa es que en ocasiones es difícil abordarlos como tal cuando están afectando directamente a tu día a día, a las personas a las que quieres o a ti mismo. En Vivir en Flow entendemos que la única forma de convertir los problemas en aliados de nuestro crecimiento personal es aprendiendo a mirarlos desde otro prisma, y para ello a veces necesitas varios puntos de vista.

Es por este motivo que cuando lanzamos el blog lo hicimos pensando en poner a disposición de todos un espacio donde poder plantear los problemas y buscarles una solución de forma conjunta, desde el positivismo y la resiliencia.

Te invitamos a trasladarnos tus reflexiones, dudas o problemas y hacernos partícipes de ellas para buscar juntos una solución.

Rellenando el formulario que hay bajo estas líneas recibiremos tu petición y la valoraremos para poder darte una respuesta cuanto antes adaptándonos a tus necesidades y expectativas.

Se trata de un ejercicio de confianza colectivo, no tengas miedo, cualquier información que se intercambie entre Vivir en Flow y vosotros no será pública. ¿Estamos dispuestos a darnos este voto de confianza y solucionar juntos los problemas?

Busquemos una solución a tu problema*


Nombre

E-mail

Por favor, describe tu problema (máximo de 420 caracteres)

 

Preguntas y Soluciones


 
Me encuentro desmotivado en el trabajo. Tras un año de dedicarle muchas horas, esfuerzo y energías, no me siento valorado. Me gusta lo que hago y estoy a gusto con mis compañeros, pero en cambio no encuentro respuesta en mi entrega. ¿Qué puedo hacer?

Nos pasamos muchas horas en el trabajo y entregados a la faena. Es normal que si crees que lo has hecho bien y dado todo de ti, pero en cambio no ves un reconocimiento por parte de tus superiores, te sientas decepcionado e, incluso, como indicas, desmotivado.

Ahora bien, más allá de centrarte en el “ahora” también vale la pena mirar hacia atrás y hacer un poco de autocrítica. ¿Es verdad que lo has hecho “tan bien” cómo crees? ¿Has evolucionado en todo este año o te has quedado en la zona de confort? Con esto queremos decir que a veces merece la pena no centrarnos sólo en el papel de víctima, sino optar por una posición más constructiva. Pero ojo, ¡sin fustigarse!

La pregunta más importante a contestarte de forma sincera es: ¿has logrado los resultados esperados?

No vale la entrega, no vale trabajar mucho, sino logras buenos resultados. Si no se alcanzan, es que se ha trabajado mal. Nos pagan por trabajar bien y eso es lograr resultados dentro de unos valores corporativos. Es decir, lo importante no es el “cuanto” sino el “cómo”.

La fuerza de los resultados hace lucir. Los resultados te hacen brillar, te hacen ser respetado y respetable. Y para lograr resultados una de las garantías es abordar los retos desde la seguridad que los podrás sacar adelante ¿Cómo? Pensándolos y atacándolos desde tus fortalezas.

No falta esperar un reconocimiento externo para sentirte bien. El logro de los resultados desde el flow (reto desde las fortalezas) ya te va a generar un estado de satisfacción personal suficiente para que exista una sonrisa en tu rostro. ¡Lo importante es que tú te sientas satisfecho con tus acciones, autorealizado y feliz!

Piensa en como has trabajado. Si has usado tus fortalezas como deberías. Te aconsejamos que te reúnas con tus responsables para exponer lo que sientes e intentar, entre ambas partes, buscar la manera de mejorar para que el año que viene sea diferente. Puedes escribir en un papel un guion con las cosas que quieres explicar, tus dudas e inquietudes y ante todo apoyarte en tus fortalezas. Y sé positivo aportando planes de mejora basados en resultados tangibles y alineados con los deseos del negocio de la empresa.

Acabo de tener un bebé y mi vida ha dado un giro de 360 grados. Mis prioridades han cambiado, y a la vez me siento un poco confusa. ¿Cómo marco mis objetivos personales ahora, cuando la familia está ocupando el 100% de mi tiempo y foco?

Si has escogido una prioridad en tu vida, es la que has de seguir. Si estás convencida de ello, si esa es tu fuerza vital, entonces no tienes por qué estar confusa. Priorizar es renunciar, pero sabiendo que por lo que has apostado te llenará más que por lo que has renunciando.

Tus objetivos son tuyos, y si decides enfocarlos hacia la familia, ¡pues a por ello! Solamente te aconsejamos que fijes también retos tangibles, aunque sean dentro del ámbito familiar, y que uses tus fortalezas para lograrlos.

Piensa también que la vida es un conjunto de cosas, diferentes ingredientes que con la combinación de sus sabores dan como resultado un plato delicioso: trabajo, familia, amistad, amor, ocio, etc. Tú decides la cantidad de cada uno de ellos según tu momento vital.

En todo momento has de procurar que nada te desvíe de tu camino escogido. Has de mantener tu interior fuerte y decidido. Has de buscar siempre un pequeño espacio de tu tiempo diario para reflexionar sobre ti. Has de hablar contigo misma de forma habitual. ¿Cómo? Pues por ejemplo determinar un tiempo fijo de la semana, irrenunciable, a estar contigo misma: dar un paseo, ir a la playa, visitar un museo… o incluso escribir cómo te sientes en una libreta. Se trata de hacer algo que te haga sentir que tienes un tiempo para ti, aunque no sea mucho… ¡poco es mejor que nada!

Una forma de reflexionar y entrar en ti misma es descubriendo tus fortalezas, realizar el Test de las 8 inteligencias y el Test VIA de la Universidad de Pensilvania. Aprovecha uno de esos momentos dedicados sólo a ti para conocerte mejor.

Cambio es miedo, pero a la vez es ilusión hacia un camino nuevo. No gires la vista atrás cuando ya has decidido el camino. Disfrútalo a fondo y piensa que la vida está delante de ti. Ya sabes que le pasó a Edith cuando miró hacia tras… se convirtió en estatua de sal.

Tengo todo lo que una persona pueda querer: un trabajo con un buen sueldo, una familia unida, una casa y un buen coche, buena salud, etc. Pero en cambio no me siento feliz. Estoy desanimado, sin apenas ilusiones y triste. A la vez, me siento culpable por tener estos sentimientos. ¿Si lo tengo todo, porque me encuentro de esta forma? Intento cambiar de actitud, pero no lo consigo…

A veces “el mundo ideal” impuesto por la sociedad, por los cánones de lo que en teoría es una “vida feliz” no corresponde con nuestra personalidad, con nuestra forma de ser. La descripción de tu vida sigue el esquema de “salud, dinero y amor”, ¿pero dónde estás tú?, ¿es ésta la situación que realmente te hace feliz?

El “tener” no es el pasaporte de la felicidad. Tener siempre conlleva la ambición de tener algo más. Siempre hay alguien que tiene más que tu. Siempre sale algo nuevo que quieres tener y aún no lo tienes. Enfocar la vida en el tener es ya poner las bases de la insatisfacción.

El camino a esbozar, hacia donde tiene que ir tu mirada, es en el “ser”. Querer ser algo, querer sentir que eres útil para alguien. Conocer el propósito por el que existes… ¡Piénsalo!

Con ello, no queremos decir que cambies radicalmente tu vida, al contrario, sino que analices otras cosas, otros momentos que vives y en los que te sientes en plenitud. Detéctalos, valóralos y dedícales más tiempo. Por ejemplo, el momento de juego con tus hijos, una actividad de ocio que te guste mucho, quedar y charlar con los amigos, etc. Ahora no es el momento de fustigarse por no ser feliz, sino de trabajar y buscar qué es aquello que realmente te hace sentir bien.

Si no encuentras cómo descubrir como eres, quien eres de verdad, ¡busca nuevos caminos! Te recomendamos que realices el Test de las 8 inteligencias y el Test VIA de la fortalezas para que descubras aquellas aptitudes innatas, aquellas características de la personalidad que te hacen único, y encuentra una actividad que te ayude a optimizarla. Por ejemplo, ¡quizás eres muy creativo! Apúntate a un curso de manualidades. O tu virtud es la empatía y solidaridad… es el momento de dedicar tu tiempo a una actividad filantrópica.

Descubre quien eres y no mires lo que tienes.

Tengo 30 años y estoy empezando a notar la “crisis de los 30″. No me siento más mayor, pero sí es cierto que todos mis amigos han tomado las riendas de su vida en caminos muy distintos al mío, y me siento solo. Ellos están todos casados, teniendo hijos, y soy el único que va a las reuniones de amigos solos. Parece que estoy obligado a tener pareja, pero no es mi prioridad. ¿Qué hago mal?

Solamente tú decides sobre las prioridades de tu vida, no los demás. La felicidad tiene que ver con muchas cosas, y una de ellas es la coherencia entre tus metas/prioridades y tus actos. Cree en ti y crea tu propio patrón de vida.

La vida está repleta de personas que siguen caminos diferentes, caminos distintos y todos ellos son felices y dichosos.

Céntrate en hacer consciente tus fortalezas. Úsalas para vivir y sonreír en la vida. Verás que desde esa coherencia tu felicidad será mucho más completa que parejas casadas, con hijos… que nunca sonríen.
No tienes por qué tomar un camino que no te emociona. Seguro que ya encontrarás la pareja que te despierte mariposas en el estómago. Llegará cuando llegue, ¡no te obsesiones!

Encuentra el camino que te hace feliz conociéndote a ti mismo. El Test de las 8 inteligencias y el Test VIA de la Universidad de Pensilvania te guiarán a descubrir tus fortalezas.

Estoy en un momento complicado de mi vida. He perdido el empleo y veo que me amarga el carácter, y que estoy alejando a la gente querida de mí. No sé cómo invertir esta tendencia negativa. ¿Me podéis ayudar?

Ya has hecho el primer paso: identificar y reconocer el problema. Sólo por ello, ya puedes sentirte satisfecho contigo mismo. Para poder cambiar es esencial quererlo… ¡y tú quieres!

El siguiente paso es cambiar la actitud ¿Cómo? Primero: valora lo que estás perdiendo a causa de tu actitud negativa. Reconoces que la gente que quieres se está alejando de ti y eso no te gusta. Ya tienes el primer motivo, el principal input para luchar contra tu negatividad.

Segundo: haz cosas que te hagan sentirte bien, actividades que te gusten y disfruta de tu tiempo.

Tercero: actúa para buscar trabajo. No es tarea nada fácil y hay factores que no dependen de ti, pero si puedes sentirte satisfecho por luchar e intentar conseguir tus objetivos, orgulloso de no estar con los brazos cruzados y de dar todo de ti para alcanzar la meta.

Cuarto: descubre tus fortalezas y aquello que te hace diferente sobre todo para mostrar tus capacidades en las entrevistas de trabajo. Conocerte a ti mismo también te ayudará a identificar aquellos trabajos en los que se ajustan más con tu perfil y en los que desarrollándolos te sentirás feliz.

La vida está llena de altibajos, pero a la vez cada uno de los obstáculos son también una oportunidad para empezar algo nuevo. Sácale provecho a esta situación para conocerte mejor, valorar lo que tienes y a los que quieres.

Estoy buscando empleo y no sé qué cualidades o fortalezas mías pueden ser más interesantes para la empresa que me quiera contratar, ni cómo ponerlas en valor en la entrevista. ¿Cómo lo hago?

Las empresas buscan personas para hacer cosas. Es decir, buscan el “qué” tiene que hacer: Tiene que vender, producir, administrar, diseñar… Por el contrario, dejan que la persona, el futuro trabajador, exponga el “cómo” lo va a hacer.

Ante esta realidad, te sugerimos que descubras tus fortalezas y desde ellas pienses en qué puedes utilizarlas, aplicarlas, y sobre todo “cómo” puedes usar toda tu experiencia desde ellas. Bucea en tu pasado y recuerda experiencias flow. Experiencias en las que te sientes orgulloso de lo que lograste. Explícaselas a las personas que te entrevisten. Explica casos reales en los que puedas demostrar con honestidad y humildad que aplicaste lo mejor de ti.

Las empresas valoran mucho el autoconocimiento y más aún la aplicación eficaz de éste. Te aconsejamos que realices el Test de las 8 inteligencias donde de forma rápida y sencilla podrás orientarte sobre cuáles son tus fortalezas predominantes. Los artículos “Acceder + Acceptar + Actuar = FLOW” y “La fortaleza es tu superautomatismo… ¿superpoder?” también te ofrecen mecanismos para afrontar tu entrevista de trabajo.

Recuerda: Descubre tus fortalezas… accede, acepta y actúa.

Me he dado cuenta de que mi vida se ha vuelto una rutina que no me aporta nada de valor, pero no sé cómo escapar de ella ni encuentro motivaciones que me permitan ver el lado positivo de las cosas. ¿Cómo salgo de esta situación?

Hacer las cosas de igual forma, con los mismos hábitos y con las mismas cosas, te llevan al mismo punto. Para obtener resultados y situaciones diferentes has de hacer cosas de diferente forma.

Empieza por cambiar cosas sencillas como es el itinerario para ir a casa, para ir al trabajo. Apúntate a visitar un lugar nuevo. Haz actividades que llevas sin hacer muchos años. Actividades que hacías cuando recuerdas que tu vida no era una rutina.

Después de unos días, céntrate en las cosas que te gusta hacer, las que te divierten más, con aquellas que disfrutas. Sean del trabajo o de tu vida personal.

Apúntatelas. Escribe cada día las situaciones que vives con positividad. Anota las sonrisas que has sido capaz de provocar entre las personas que te rodean. Ponte cada día el reto de ir sumando una más. Todos tenemos una lista de temas pendientes: haz una lista de temas pendientes que sepas que puedes llevar a cabo, con acciones fáciles y otras de mayor dificultad. Intenta encontrar motivaciones por pequeñas que sean, como por ejemplo llamar a una persona con quien te apetece hablar pero que nunca tienes la iniciativa de marcar su número. Verás cómo ir tachando cosas de la lista te motiva a intentar conseguir aquellas más ambiciosas o aparentemente complicadas.

Y después de 21 días de seguir el proceso (un hábito quita a otro hábito después de 21 días seguidos ininterrumpidos), párate, analiza tu vida en ese momento y compárala con la rutina de ahora.

¡Vive en flow y disfruta de la satisfacción de solucionar los problemas!


* Vivirenflow.com ofrece mediante este espacio distintos consejos y reflexiones al usuario que en ningún caso deben tomarse como prescripciones, por lo que no se hace responsable del uso que se haga de ellos o de las consecuencias que pueda suponer su aplicación. Además, Vivirenflow.com se reserva el derecho a poder compartir dichas soluciones con otros usuarios del blog, siempre velando por el total y absoluto anonimato de los usuarios que hayan formulado las preguntas mediante el presente formulario de contacto.

Back to top