La autorregulación está directamente relacionada con la inteligencia emocional y la habilidad de controlar nuestras propias emociones. Es decir, las personas que poseen como fortaleza la autorregulación saben cómo ajustar su estado emocional en diferentes circunstancias.

Esto no sólo quiere decir reducir el estrés en situaciones complicadas, sino también saber controlar los estados de ánimo en niveles de máxima felicidad y euforia.

Leer más