La mayoría de las actividades y acciones que realizamos a diario, como leer, escribir, socializarnos o utilizar el ordenador, no se entienden sin antes un proceso de aprendizaje. Adquirir nuevos conocimientos y habilidades de manera constante es fundamental para integrarnos en una sociedad que crece y se renueva continuamente.

La fortaleza del aprendizaje permite a las personas adaptarse a su entorno, a las circunstancias, adoptando e interiorizando nuevos conocimientos, destrezas y hábitos. Aprender aumenta la capacidad intelectual del ser humano en todas sus facetas.

Leer más